sábado, 11 de abril de 2009

Odio al mundo.

Pues sí. Hay días (últimamente demasiados) en los que odio al mundo. 

Y la gente dice: 
- Tampoco será para tanto... 
¿Cuántas veces tendré que decirles que no hablen sin conocimiento de causa? Y, aunque la conocieran, ¿quiénes se creen que son para saber qué neurona hace mal contacto en mi cabeza? 

Otros sólo comentan: 
- No te preocupes, ya has estado más veces así. Al final siempre acaban saliéndote las cosas bien. 
Claro, como el que tienta la ruleta rusa y cree que sólo porque hasta ahora no haya muerto, tiene la suerte en su espalda y se va a librar siempre. ¿Quién les dice que no es precisamente el hecho de que me lo tome todo a la tremenda lo que al final ayuda a que saque todo adelante? 

Me canso. Me canso de escuchar, ¡es que no quiero oír! ¿Por qué todo el mundo se empeña en ayudar? ¡No quiero ayuda! Quiero seguir así tanto como me jode estarlo. ¿Tan difícil de entender resulta que alguien quiera un poco de paz?  

"No se puede salvar a quien no quiere ser salvado"


You deserve it... 

4 comentarios:

Emecé dijo...

Una cosa te digo.....el audio ni creado para sta entrada...

tamara3A dijo...

pinsa k si alguien kiere ayudarte es porque le importas y cuantas personas desean ser importantes en la vida de otras¿?

te lo dice quizas la que mas odie este mundo

Carol dijo...

Las personas quieren ayudar porque de esta forma creen que pueden salvarse a sí mismas, pero lo que no saben es que la salvación empieza por uno mismo.
:)

Will Moran dijo...

En estos casos lo que mejor sienta es sentarse en el sillón del ordenador, agarrar una buena colección de videojuegos, porno y heavy metal.
Claro que siempre quedará escribirlo en un diario